Malta

 ¿Qué visitar en Malta?

La Valeta, capital de Malta

La ciudad amurallada de la Mdina

Sliema y Gzira

Copiscua, Birgu y Senglea

La Villa de Popeye

Sus playas

Malta es un país de la Unión Europea compuesto de varias islas ubicadas al sur de Italia, entre África y Europa, en el medio del Mediterráneo. Islas con mucho encanto, con mucho por conocer y actividades para hacer. Un destino popular turístico que se puede disfrutar todo el año, yo fui en invierno y les voy a contar mi experiencia.

La capital de Malta es La Valeta es una pequeña ciudad histórica, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1980. Una ciudad con mucha historia, cultura y muchas iglesias. Sí si, hay 365 iglesias y capillas, una para cada día del año. Como yo no soy muy religiosa sólo vi las que me encontré en el camino y no visité ninguna en particular. La principal es la Concatedral de San Juan, que tiene como tesoro dos cuadros de Caravaggio. Y en la postal más famosa de Malta siempre se ve la cúpula plateada de la iglesia de las Carmelitas (Basílica de Nuestra Señora del Monte Carmelo) junto a la torre de la procatedral de San Pablo.

El centro histórico de La Veleta ofrece monumentos, shows callejeros, restaurantes y lugares para visitar. Se puede visitar en medio día y hay muchas opciones de tours para conocer más de sus detalles. Yo opté por un breve paseo en trencito que estuvo muy bien explicado y pasó por los principales puntos turísticos. Así conocimos un poco más de la historia y descansamos un rato las piernas.

Mi idea principal era alquilar un auto, pero al llegar y ver que el tránsito era un caos nos pareció mejor alquilar una moto sólo por 1 día (24 horas) con la cuál pudimos ir de una punta a la otra de la isla en media hora. Los otros días utilizamos transporte público, autobuses y también los ferrys para cruzar de La valleta a Sliema o de La Valleta a Birgu (1,50€ cada trayecto). 

Un dato interesante: Con el boleto del ferry que hayas usado para cruzar a La Valeta puedes subir gratis el ascensor de Barakka y llegar al mirador de la Batería de salvas. Las vistas son espectaculares; se puede ver parte de la isla, el gran puerto, las ciudades fortificadas y el mar. Hay un chiringuito con kiosco y café. Y es el lugar ideal para ver el atardecer.

Si bien es una isla que dicen que tiene 300 días de sol, cuando fui en enero hacía frío y algunos días llovió. Igual pude disfrutar del viaje y conocer lugares como la ciudad amurallada la Mdina, los centros y paseos costeros de Sliema, San Julián, Gzira y Birgu y la Villa de Popeye. El pueblo de Popeye es ideal para ir con niños; allí se filmó la película protagonizada por Robin Williams y todo el decorado quedó casi intacto. Hoy es un parque de atracciones con varias actividades para hacer y lugares lindos para sacar fotos.

A DORMIR

Por último, les contaré sobre el alojamiento. Dormir en el centro de La Veleta es lo más caro, pero hay muchas ofertas y opciones por toda la isla. Yo dormí en Gzira, justo en frente a La Veleta y de cara al mar.

POR LA NOCHE

La noche en Malta está en Gzira y en San Julian. Ahí se concentran muchos bares con onda para cenar y tomar algo. Uno de los que más me gustó fue Black Gold Saloon, donde estaba tocando una banda de rock en vivo.

EN VERANO

Malta también es sinónimo de playas, calas secretas y un mar celeste brillante que yo no pude disfrutar, por lo que me queda pendiente para un próximo viaje. 

Newsletter

Recibe en tu email todas las novedades y nuevas publicaciones.

error: Las fotos son mías.